Mantenimiento y cuidado del calzado - Portada

¿Sabes cómo realizar el mantenimiento y el cuidado del calzado?

Realizar un buen mantenimiento y cuidado del calzado marca la diferencia entre contar con tu par favorito de zapatos de diseño durante años… ¡o utilizarlos pocas veces antes que tener que retirarlos de tu vestuario!

El cuidado correcto de cada tipo de zapato ayudará a que dure prácticamente para siempre, lo que además permite contar con una mayor variedad donde elegir cada día. Un mantenimiento regular es fundamental: puede darte pereza al principio pero, según veas resultado, ¡será algo que querrás hacer cada cierto tiempo!

De tiempo, precisamente, estamos sobrados estos días. ¿Por qué no empezar ahora? Desde O.SUR, te daremos las principales claves para aprender a realizar el cuidado del calzado, desde el almacenamiento hasta los consejos según el tipo de material, en una serie de dos posts. ¡Empezamos por el almacenamiento y la protección preventiva!

El cuidado del calzado, ¡empieza por un almacenamiento correcto!

El primer paso para llevar a cabo un correcto cuidado del calzado es almacenarlo bien. Si cuentas con espacio libre en casa, lo ideal es guardarlo sobre estantes, a modo de armarios abiertos, o bien dentro de cubículos dedicados a cada par.

Mantenimiento y cuidado del calzado - Almacenamiento

En caso de tener el espacio más limitado, es una buena idea utilizar una bolsa de zapatos, con muchos bolsillos o compartimentos, y situarla detrás de una puerta. Otra opción es crear un espacio en un armario para el calzado, con bastidores o estantes en la parte inferior.

Si buscas un mantenimiento óptimo, cada zapato según su material tiene sus propias características de almacenamiento. Por ejemplo, el calzado de piel, cuero o de charol está mejor guardado en bolsas especiales de zapatos, de manera que no se rallarán. Además, se evitará el polvo, la luz y la humedad, que pueden dañar la piel.

Mantenimiento y cuidado del calzado - Armario

En el caso del ante, que en O.SUR nos encanta, el almacenamiento más correcto es abierto: se trata de un tipo de tejido que necesita respirar. Al contrario que muchos otros zapatos, ¡los de ante están mejor al aire!

¿Y antes de almacenar? ¡Limpieza y protección preventiva!

La limpieza del calzado es clave antes de guardarlo si queremos que, al volver a utilizarlo, siga perfecto. Cualquier resto de suciedad incrustada debe ser eliminada antes de que se seque y pueda afectar a los materiales.

De la misma manera, siempre es una buena idea introducir una horma en cada zapato para que no pierda la forma. Como esto no es tan habitual tenerlo en casa, el propio papel con el que viene el par en la caja original es suficiente. O, si no, ¡el viejo truco del papel de periódico sirve!

Mantenimiento y cuidado del calzado - Manos

La protección preventiva del calzado, así como realizar rutinas de mantenimiento, es muy recomendable para garantizar la durabilidad. Los zapatos de diseño de calidad, como los modelos de O.SUR, están fabricados para aguantar y además pueden repararse en la mayoría de los casos, ¡pero no está de más llevar a cabo algunas acciones concretas!

Por ejemplo, pueden instalarse protectores de suelas y aplicarse suelas de cuero impermeable para que no se dañen. Otro caso habitual es el de poner refuerzos de goma en las punteras puntiagudas.

Sin embargo, es aún más importante impermeabilizar con sprays y aplicar cremas acondicionadoras: evitaremos el desgaste o agrietamiento del cuero y que el ante pierda su color, por poner dos ejemplos. Con estos actos tan sencillos, nada más comprar y cada cierto tiempo, ¡ampliaremos la vida de nuestro calzado!

En el próximo post, veremos cómo realizar el cuidado del calzado según su material: ¡no te lo pierdas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *