Mantenimiento y cuidado del calzado - Portada (2)

¿Sabes cómo realizar el mantenimiento y el cuidado del calzado? (II)

En el anterior post, explicamos la importancia del mantenimiento y cuidado del calzado para conseguir que los zapatos duren, prácticamente, para siempre. Comenzamos hablando del almacenamiento, la importancia de la limpieza y de las protecciones preventivas, recuérdalo siguiendo el enlace.

En esta ocasión, nos centraremos en los cuidados que requieren los materiales más habituales de los zapatos de diseño. Además, te contaremos qué necesitas para crear tu propio kit de cuidado de calzado. ¿Quieres continuar aprendiendo con O.SUR sobre este aspecto clave? ¡Sigue leyendo!

Antes de empezar, ¡crea tu propio kit de cuidado del calzado!

El mantenimiento y el cuidado del calzado, sobre todo cuando hablamos de calzado de diseño fabricado con materiales naturales y de calidad, requiere de herramientas y productos especiales. Por ello, es una buena idea contar con un kit, como suele existir el de costura, pero dedicado a nuestro calzado. ¿Qué deberíamos tener en él?

  • Limpiador exclusivo para cuero.
  • Cremas, betunes y abrillantadores: de los colores más habituales y también uno neutro para tonalidades difíciles.
  • Pinceles únicos de aplicación para cada color.
  • Cepillo de goma o nylon, jabón, esponja suave y líquido limpiador para ante.
  • Dos cepillos de crin de caballo: uno para tonos claros y otro para oscuros.
  • Varios paños suaves, de franela o algodón, parra el pulido final.

Mantenimiento y cuidado del calzado - Kit

Desde O.SUR, siguiendo nuestro compromiso con la sotenibilidad y el cuidado del planeta, proponemos utilizar siempre productos que sean respetuosos con el medio ambiente.

¿Cómo es la limpieza y el cuidado de los zapatos de piel?

El cuidado básico del calzado fabricado en piel requiere de una limpieza con un paño como los descritos antes, asegurándonos de que está seco y que no aportará suciedad. Si ha habido contacto con agua, deberá utilizarse otro paño con el que «golpetear» las zonas húmedas hasta absorber el líquido por completo.

Mantenimiento y cuidado del calzado - Manos

En cuanto a posibles manchas, deben limpiarse con el paño suave, ligeramente humedecido, y dejar que se seque el zapato al aire libre. Una vez seco, deberá aplicarse una crema hidratante para que recupere su aspecto natural.

Rejuvenecer el cuero: un mantenimiento que debe ser regular

Este tipo de mantenimiento del calzado de cuero requiere que las piezas estén impolutas y secas antes de empezar. Hay que elegir el betún en crema del mismo color y aplicarlo con un paño suave, un cepillo o un pincel en zonas delicadas. Tras esto, se deja secar durante toda la noche para acondicionar el cuero.

Mantenimiento y cuidado del calzado - Creta (Cuero)

El siguiente paso es aplicar cera protectora en los zapatos. Se hará con un paño de algodón o un cepillo, realizando movimiento en circular. El secado será siempre al aire, evitando cualquier fuente de calor, y finalmente se pasará a abrillantar con el cepillo de crin.

¿Y en caso del charol?

El cuidado del calzado de charol comienza por evitar su uso siempre que llueva, ya que la humedad provoca grietas y un rápido envejecimiento. La limpieza se realizará siempre con un paño suave y una solución de jabón, delicado y de calidad, con agua.

Mantenimiento y cuidado del calzado - Agrigento (Charol)

Si ha aparecido ya alguna grieta, deberá tratarse cada una con acondicionador de cuero, mientras que sobre las marcas de desgaste se aplicará aceite de oliva o vaselina con un paño limpio. Todo ello se hará con cuidado y se dejará secar lejos de cualquier fuente de calor.

El cuidado del ante, un material de colores muy delicados

El problema con el ante es diferente al del cuero o el charol: no podrás sacar brillo al calzado fabricado con este material, pero sí rejuvenecer sus colores, que puede desvanecerse o mostrar manchas. El primer consejo es solo utilizar este tipo de zapatos en días secos, ya que el agua los estropeará.

Mantenimiento y cuidado del calzado - Arlés (Ante)

La limpieza deberá hacerse con esponja y jabón. Tras ello, se cepillará el zapato con un cepillo especial que levantará posibles pelusas, además de eliminar toda la suciedad. Para rejuvenecer el color, es recomendable utilizar un acondicionador de ante, como los que venden en los talleres de calzado.

Por último: cuidado del zapato de tela y otros tejidos

No te dejes llevar por una solución extendida: meter el calzado en la lavadora terminará estropeándolo. Lo más recomendable es aplicar jabón neutro y agua fría, por dentro y por fuera, con un paño o cepillo suave. Después debe hacerse otra pasada con un paño húmedo y dejar secar al aire. Este cuidado se hará de forma delicada y evitando áreas en piel, cuero o ante.

Mantenimiento y cuidado del calzado - Albi (Tela)

¿Qué te ha parecido esta guía para el mantenimiento y cuidado del calzado? No olvides echar un vistazo a la primera parte. Aprovecha estos días para poner en orden tus zapatos y devolverles su esplendor: ¡así podrás lucirlos al máximo en cuanto pises de nuevo la calle!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *