La evolución de las botas de diseño desde 1900 hasta 1950 - Portada

La evolución de las botas de diseño desde 1900 hasta 1950

Hace algunas semanas, iniciamos una serie de posts sobre el origen de las botas: desde el modelo militar romano hasta las que se llevaba en la II Guerra Mundial, pasando por las camperas o cowboy. En esta ocasión, nos adentramos en las botas de diseño en la primera mitad del siglo XX: si quieres saber más sobre su evolución, ¡sigue leyendo!

Botas de diseño para mujeres…

Las botas eran el calzado elegido por las mujeres al comenzar el siglo XX. Entre las clases populares, lo habitual eran los botines que se ataban por la parte delantera. Además, las botas más resistentes, diseñadas para utilizarse todos los días, eran de cuero.

Las mujeres de clase alta optaban por botas de diseño sorprendentes y de materiales exclusivos. Un modelo popular era una bota con su parte inferior en charol y tela negra subiendo por el tobillo. Otros ejemplos más extravagantes incluían brocados, terciopelo y piel de antílope. En estos inicios de siglo, los tacones eran pequeños y finos, los cuales seguían la forma de la propia bota.

La evolución de las botas de diseño desde 1900 hasta 1950 - Modelos abotonados

Las botas con cierre de botones también eran muy populares entre las mujeres de la alta sociedad, con la pierna elaborada en piel de cabrito o tela festoneada. En Estados Unidos esta moda llegó hasta bien entrados los años veinte, con botas de 8 y 10 botones que requerían de un abotonador para cerrarlas.

Las botas rusas, una nueva evolución de las Wellington, tomaron el relevo de los modelos de botones. Eran de piel, con la parte superior recta hasta la rodilla, puntera en punta y tacón Louis. Dunlop llegó a fabricar una versión en caucho, en color marrón, puntera en punta y tacón cubano, antes de convertirse definitivamente en un modelo típico de jardinería.

La evolución de las botas de diseño desde 1900 hasta 1950 - Modelos destacados

Entre las botas de diseño para mujer más elegantes de esta época destacan dos ejemplos. El primero, la bota Perugia de 1920, que tomaba inspiración en las sandalias greco-romanas. El segundo es un modelo de Ferragamo con la puntera en forma de cuerno de rinoceronte, elaborado en ante negro, con cordones borlados y un tacón ya más imponente.

… ¡pero también botas de diseño para los hombres!

A principios de siglo, el modelo de bota Balmoral era unisex: tanto mujeres como hombres disfrutaban de este diseño que se abotona a un lado. ¿Sus materiales? El zapato, en charol o glacé, la pierna, en tela o piel mate.

Grandes personalidades, como Winston Churchill y Charlie Chaplin, lucían habitualmente las botas Balmoral, este último en una combinación de charol y tela beige. El efecto de doble tonalidad del modelo se mantuvo hasta la década de los 1930s, cuando fue sustituido por zapatos y planas cortas.

La evolución de las botas de diseño desde 1900 hasta 1950 - Boltas Balmoral

Hasta esos años, los hombres también utilizaban habitualmente las botas derby altas, con atadura en su parte delantera y muy similares a las femeninas. Otros modelos masculinos populares eran los que tenían laterales elásticos, pero dejaron de estar de moda a partir de los años veinte.

Las botas perdieron una gran popularidad a partir de los años treinta al asociarse, inmediatamente, con el nazismo y el fascismo. De hecho, quedaron relegadas al mundo militar, con variantes según cada bando, como ya explicamos en el post anterior.

Por su parte, la historia de las botas camperas a lo largo del siglo XX es tan fascinante, con sus idas, regresos y retroalimentación con Hollywood, que le dedicaremos un post único antes de continuar este recorrido por las botas de diseño. ¡Continuará!

¡Lee la serie completa!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *