Dara, la ciudad milenaria que que da nombre a nuestra sandalia griega - Anfiteatro

Dara, la ciudad milenaria que que da nombre a nuestra sandalia griega

En O.SUR, cada modelo recibe el nombre de una ciudad o un referente del Mediterráneo. Si hace poco hablábamos de Denia y la preciosa localidad levantina, en este post es el turno de la otra sandalia griega de Desiderata: Dara.

¿Quieres saber más sobre una ciudad milenaria que aparece en las fuentes egipcias, en la Biblia o en la historia de Roma? ¡Te lo contamos!

Dara, una ciudad que hunde sus raíces en la Antigüedad

Dara, que también puede escribirse como Daraa o Dar’a, significa «fortaleza» en árabe. La ciudad se sitúa en Siria, muy cerca de la frontera con Jordania, y en la última década ha estado de actualidad debido a la turbulenta realidad que vive la zona.

Sin embargo, en O.SUR queremos fijarnos en su larga historia y en el gran patrimonio que guarda para celebrar su importante legado, el cual nos ayuda a recordar los lazos que unen todo el Mediterráneo.

Dara, la ciudad milenaria que que da nombre a nuestra sandalia griega - Dara Azul

Dara se remonta al segundo milenio a.C. Su origen se encuentra en la civilización de Canaán y aparece mencionada como Atharaa en jeroglíficos de la época de Tutmosis III (1.479 a 1.425 a. C), cuando la región fue parte del reino de Egipto.

La ciudad también aparece mencionada en el Antiguo Testamento (bajo el nombre de Edrei) y jugó un papel importante en la historia hebrea. Moisés lideró a su pueblo para vencer allí al rey Og, pero además la tradición judía asegura que los profetas Eldad y Medad fueron enterrados en la propia Edrei.

Dara formó parte del Imperio Seleucida helenístico, una de las divisiones del antiguo dominio de Alejandro Magno, así como del Imperio Romano, donde fue una importante capital de la entonces provincia de Arabia. En estas épocas se la conoce como Adraa.

Dara también fue un lugar de referencia para los primeros cristianos, con gran actividad monástica y misionera, convirtiéndose en una influyente diócesis. Hasta hoy se mantiene como una «diócesis titular».

Dara, la ciudad milenaria que que da nombre a nuestra sandalia griega - Beduinos

Diversas tribus judías e islámicas habitaron Adra’at en los siglos VII y IX. De hecho, una constante en la historia de Dara es su constante sucesión y convivencia entre diferentes culturas, lo que engrandece aún más su patrimonio.

A lo largo de la Edad Media, Dara fue siempre un enclave de gran interés. Por ejemplo, se consideraba la puerta a la Siria central y era una parada importante para las peregrinaciones entre Damasco y Medina.

El Imperio Otomano también tuvo presencia en la ciudad hasta hace poco más de un siglo. El misionero estadounidense Eli Smith la visitó en 1838 y la describió como una localidad musulmana, católica y griega ortodoxa, algo que debería hacernos reflexionar sobre su inmensa riqueza cultural y espiritual.

Una ciudad inspiradora que muestra la historia Mediterránea

Hasta hace muy pocos años, Dara era uno de los focos turísticos de Siria gracias a los yacimientos que ha dejado su fascinante historia. Además, se mantiene como una parada importante entre Damasco y Ammán, capitales de Siria y Jordania, respectivamente.

Dara, la ciudad milenaria que que da nombre a nuestra sandalia griega - Campos

En Dara pueden encontrarse ruinas y edificios de todas sus épocas. Por ejemplo, hay desde cuevas hasta restos de antiguas iglesias cristianas. Más importante es la mezquita Oumari, que tiene su origen en el influyente Califato Omeya de Damasco (661-750).

Además, la ciudad cuenta con un museo nacional que guarda piezas y obras de cada civilización y época, guardando así toda la riqueza cultural de Siria.

Los vestigios romanos son, no obstante, los más importantes de esta ciudad y su entorno. Dara cuenta con un anfiteatro propio que deja constancia de la importancia del asentamiento en la Antigüedad.

La gran joya, sin embargo, es el imponente anfiteatro de Bosra, cerca de la ciudad, que ha llegado en muy buenas condiciones a nuestra época gracias al clima de la zona. El conjunto del yacimiento arqueológico es de gran interés histórico y, poco a poco, está recuperando visitantes.

Dara, la ciudad milenaria que que da nombre a nuestra sandalia griega - Anfiteatro (Antigua)

En el anfiteatro de Bosra es sencillo cerrar los ojos y dejarse llevar por sus mármoles y piedras centenerias: evocar unos tiempos en los que en cualquier punto del Mediterráneo una persona podía sentarse en un sitio así y contemplar las obras clásicas que aún disfrutamos hoy.

Por su inmenso legado, Dara es para nosotros una fuente inspiración y hemos querido homenajearla en nuestras sandalias de estilo griego. La ciudad, sus monumentos y yacimientos nos recuerdan la continuidad geográfica y cultural del Mediterráneo. Un vistazo al pasado común para construir el futuro.

Dara, la ciudad milenaria que que da nombre a nuestra sandalia griega - Dara Azul (Columna)

¿Lista para sentir la pura esencia mediterránea en tus pies?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *