Tradición zapatera de la Comunidad Valenciana - Portada

¿Conoces la tradición zapatera de la Comunidad Valenciana?

El calzado de O.SUR se fabrica artesanalmente en la Comunidad Valenciana, lo que garantiza su calidad y el compromiso de la firma con la producción de proximidad. Pero, ¿sabes de dónde viene la enorme tradición zapatera de esta región mediterránea y cómo se mantiene como una gran industria? ¡Lo exploramos en este post!

De la tradición zapatera al nacimiento de una industria

La industria levantina del calzado, focalizada especialmente en las comarcas alicantinas del Vinalopó Mitjà y Baix Vinalopó, es una de las más resistentes de toda la economía peninsular. Ha hecho frente a numerosas crisis, al proceso desindustrializador español y al cambio en las maneras de consumir de las dos últimas décadas.

Entre los motivos de su fuerza, se encuentra la larga tradición zapatera de la región. De hecho, se puede rastrear hasta la época de dominio musulmán, cuando ya se hacían alpargatas aprovechando la gran cantidad de esparto que crece en los montes alicantinos.

Tradición zapatera de la Comunidad Valenciana - Herramientas (martillo)

Sin embargo, el desarrollo de esta economía basada en la producción de calzado se hizo esperar. La industrialización llegó tarde a municipios como Elda, Elche o Novelda y fue llevada a cabo por pioneros que decidieron emprender en lo que consideraban un oficio local y tradicional.

A mediados del siglo XIX, estas comarcas vivían de la agricultura, pero la producción había ido descendiendo, en buena medida por la desecación de la Laguna de Villena. Ante la necesidad de buscar nuevas fuentes de riqueza, algunos decidieron invertir sus esfuerzos o sus recursos en la tradición zapatera.

Tradición zapatera de la Comunidad Valenciana - Tacón

Por ejemplo, en Elda hubo unos primeros zapateros profesionales que dieron el paso de vender por la zona sus alpargatas, en un principio mayoritariamente para los más pequeños. La llegada de máquinas de coser y del ferrocarril impulsó esta floreciente actividad y permitió que fuera creciendo.

A finales del siglo XIX, en Elda trabajaban ya 500 personas en la industria del zapato y se producían todo tipo de modelos, tanto para niños, como para hombres y mujeres adultos.

Tradición zapatera de la Comunidad Valenciana - Herramientas

Otro ejemplo es el de Elche, donde algunos pioneros con propiedades decidieron empezar a invertir en el calzado, un oficio local que con la industrialización tenía un gran futuro y estos primeros empresarios supieron verlo.

En torno a 1875, José María Buck compró una máquina inglesa para fabricar alpargatas. A él, se le unieron otras personalidades con ahorros que apostaron por una economía que crecía en las comarcas del Vinalopó, pero que se extendería también a otros puntos de la Comunidad Valenciana.

La industria zapatera de Levante en el siglo XX

Al empezar el siglo XX, la provincia alicantina contaba ya con una fuerte industria de calzado. La neutralidad de España en la I Guerra Mundial permitió que algunos sectores aprovecharan de la situación: en fábricas como las de Elche se fabricaron miles de botas militares para el ejército de Francia.

Además, la especialización de cada localidad en distintos modelos de zapatos ayudó a que no se estancará esta industria: Elche optó por el calzado masculino para la clase media, Elda por el femenino y más caro o Villena por el dirigido a los niños.

Tradición zapatera de la Comunidad Valenciana - Cannes

El crecimiento y transformación de la tradición zapatera en una auténtica industria permitió que sobreviviera a la Guerra Civil y a la dura posguerra, con índices de producción superiores en los años 1950s a los alcanzados antes del conflicto. De hecho, la época de esplendor de la zona se alcanzó entonces y duró hasta la crisis del petróleo de los años 1970s.

Las últimas décadas han visto grandes cambios: entradas de capital extranjero, pérdida de grandes firmas y aparición de otras, nuevos competidores, talleres que no tienen que ver con los fabricantes tradicionales o la deslocalización. Sin embargo, ¡la fuerza de esta industria y su gran valor cultural se han impuesto!

Tradición zapatera de la Comunidad Valenciana - Artesano

La calidad de los materiales y los enormes conocimientos técnicos de los artesanos, fruto de la gran tradición zapatera de la Comunidad Valenciana, son enormes motivos para que en O.SUR apostemos por sus profesionales para fabricar nuestros diseños.

¿Quieres saber más sobre todo ello? Quizá hagamos una segunda parte, pero mientras tanto, ¿por qué no echas un vistazo al Museo del Calzado de Elda? Visitar esta localidad, así como Elche, Novelda o Villena, supone una gran oportunidad para sumergirse en su tradición y cultura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *